Desarrollo de software para la eco-detección de cardúmenes de peces

Desarrollo de software para la eco-detección de cardúmenes de peces

Las ecosondas son instrumentos electrónicos de uso corriente en los buques que navegan en alta mar, tanto en el ámbito de la pesca como en el de la investigación y permiten detectar la presencia de organismos marinos bajo el agua. En el ámbito científico, estos instrumentos se utilizan, además, para obtener ciertas características de los cardúmenes tales como su tamaño, forma, profundidad, cantidad de peces, etc. Esta información contribuye al estudio integral de los aspectos poblacionales y ecológicos de muchas de las especies y ambientes marinos, incluyendo una gran parte de los recursos pesqueros de interés comercial.

Las ecosondas modernas generan grandes volúmenes de información (varios GBytes por día), y es por ello que se necesitan herramientas informáticas muy eficientes que permitan procesar y analizar toda esa información rápidamente. En ese contexto y en el marco del Convenio de Cooperación existente entre el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) y la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN), se desarrollan herramientas informáticas para el procesamiento de los datos que generan las ecosondas digitales de última generación.

El proyecto es impulsado y coordinado desde el INIDEP y los desarrollos informáticos están a cargo de docentes y estudiantes avanzados de la Carrera de Ingeniería en Sistemas y del Grupo de I+D Intelymec, ambos pertenecientes a la UNICEN. En su etapa actual, el proyecto apunta a completar el desarrollo de un software que permita la visualización de los datos de las ecosondas (ecogramas) y el reconocimiento automático de patrones de formas en los mismos (altura, volumen, energía ecóica promedio, etc.). En una segunda etapa ya en marcha, se pretende continuar una línea de investigación iniciada por el INIDEP en 2008, donde se utilizan elementos de inteligencia artificial (Redes Neuronales Artificiales o RNA) para la interpretación automática de esas formas y su asociación con determinadas especies. Las RNA deben ser primeramente “entrenadas”, mostrándoles patrones de forma de cardúmenes de especies conocidas, y luego se les dan formas desconocidas para que las clasifiquen en base al entrenamiento previo. El objetivo es lograr que el programa “aprenda” a identificar automáticamente los cardúmenes y establezca las especies que los componen, todo esto con un cierto grado de probabilidad de error y sin la intervención humana. Este desarrollo apunta a fortalecer las capacidades de los pescadores para identificar las especies objetivo de la captura y evitar la pesca no deseada de especies no comerciales.