Positiva experiencia del INIDEP con centollas en cautiverio

Positiva experiencia del INIDEP con centollas en cautiverio

De manera conjunta con la Fundación Temaikén, el instituto científico realizó un trabajo centrado en el comportamiento reproductivo y crecimiento de este crustáceo en condiciones controladas.

 

El Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) llevó a cabo un trabajo con el objetivo de conocer algunos aspectos biológicos, como el comportamiento reproductivo y crecimiento en cautiverio de la centolla (Lithodes santolla) proveniente del stock patagónico central. La actividad de desarrolló en conjunto con la Fundación Temaikén, institución con la cual se firmó un convenio de cooperación.

La fundación Temaikén es una organización nacional que trabaja para proteger la naturaleza por medio de educación, investigación y conservación de especies y ecosistemas (con prioridad de los autóctonos).

Entre otros aspectos, la importancia de este trabajo consiste en que se pudo realizar un monitoreo en la etapa de crecimiento de la centolla. Como el resto de los crustáceos, a medida que crecen realizan el proceso de muda por medio del cual su exoesqueleto es reemplazado íntegramente por un nuevo caparazón. Durante esta fase, las estructuras corporales que contienen información importante desaparecen por completo, circunstancia que dificulta establecer parámetros de crecimiento de estas especies.

En este sentido, el mantenimiento de ejemplares en laboratorio en condiciones controladas facilita la determinación del período de intermuda, hecho que se traduce en la posibilidad de acceso a información de las centollas por parte de los científicos.

Para este trabajo se capturaron 198 centollas en aguas patagónicas del Golfo San Jorge (costas de Chubut y Santa Cruz) en distintas campañas de investigación llevadas a cabo por el INIDEP. Luego de mantenerlos a bordo con temperatura controlada, los 117 machos y 81 hembras fueron transportados en tanques acondicionados con agua de mar a los acuarios de la Fundación Temaikén, lugar donde se desarrollaron los estudios.

Además de ser importante para fijar estrategias que tienden a la conservación de la especie, esta experiencia permite contar con información más precisa sobre la centolla. Esto es relevante en la medida en que es un recurso de alto valor sujeto a explotación comercial. El área de pesca más importante de nuestro mar se encuentra en el sector patagónico central, que incluye el Golfo San Jorge y aguas exteriores, y que produce anualmente cerca de 2.500 toneladas de centolla.