Investigadores de Argentina y Estados Unidos cierran encuentro y elevan recomendaciones a sus países

Investigadores de Argentina y Estados Unidos cierran encuentro y elevan recomendaciones a sus países

Con el desarrollo de una serie de recomendaciones que serán elevadas a las autoridades de ambos Estados, finalizó la “Reunión de ciencias oceánicas entre Estados Unidos y Argentina 2016”, que se llevó a cabo en Mar del Plata entre el 23 al 27 de agosto con la presencia de unos 200 investigadores de diversas disciplinas científicas.

DSC_2672

El evento, que apuntó a reforzar la cooperación entre investigadores, gobiernos e instituciones académicas de ambos países, contó con la presencia del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, junto al embajador estadounidense en el país, Noah Mamet, entre otros funcionarios, el director del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero Dr. Otto Wöhler, el presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas Dr. Alejandro Ceccatto y el Director Ejecutivo y Técnico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, Dr Conrado Varotto.

Sobre el cierre de la reunión los investigadores coincidieron en que es fundamental reforzar y mejorar la adquisición, el manejo y la disponibilidad de los datos oceanográficos (físicos, químicos y biológicos) como así también hacer hincapié en la capacitación de los recursos humanos (estudiantes, técnicos, científicos y tripulaciones de los barcos de investigación). Se destacó la carencia de datos en  el Atlántico Suboccidental, necesarios para el modelado de la circulación oceánica, atmosférica y ciclos bio-geoquímicos.

Dr. Otto Wöhler (izq) junto al Dr. Gustavo Goñi (der)
Dr. Otto Wöhler (izq) junto al Dr. Gustavo Goñi (der)

A tal fin, se consideraron líneas de acción a corto y mediano plazo, como por ejemplo mejorar el acceso abierto a los datos que publican las instituciones; promover nuevas maneras de obtención de datos ambientales y su transmisión en tiempo casi real a portales nacionales e internacionales, obtención de productos climatológicos que permitan identificar el estado actual del océano, entre otras.

En cuanto a las nuevas tecnologías, en el caso específico de Argentina, los profesionales remarcaron la necesidad de mejorar la calidad y cantidad de equipamiento e instrumental científico, no solo a través de la importación sino también en lo que refiere a fabricaciones en nuestro territorio, a fin de permitir creación de nuevas plataformas, etc. También se indicó como fundamental la digitalización de importante información oceanográfica que aún permanece en archivos de papel garantizando protección y perdurabilidad.

En resumen, el trabajo coordinado y la cooperación asidua y activa entre ambos países, busca forjar no sólo la formación de mejores recursos humanos sino también tecnológicos y, sobre todo, será fundamental para un real conocimiento del estado de nuestros océanos, a fin de advertir y trabajar sobre los efectos que el cambio climático pueda ocasionar en el ecosistema marino

Foto grupal de autoridades y expositores que participaron del encuentro
Foto grupal de autoridades y expositores que participaron del encuentro

En materia de datos provenientes de satélite, la Argentina cuenta con experiencia en trabajos conjuntos con EEUU ya que ambos países trabajaron en forma conjunta para la Misión del Satélite SAC-D que permitió estimar la salinidad del océano mundial mientras permaneció en servicio el satélite. Aunque ya no está funcionando, los productos obtenidos de esta misión aportan nuevos conocimientos de la distribución de salinidad y su impacto en la circulación oceánica mundial. En esta reunión se planteó la continuidad conjunta para sacar nuevos productos de los satélites que la Comisión de Actividades Espaciales de Argentina (CONAE) planea enviar al espacio en el futuro (eg. Satélite SABIAMAR)

La reunión fue organizada por el Ministerio de Ciencia; el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP); el United States Departament of State y la United States National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA, por sus siglas en inglés y contó con el auspicio de la Universidad Nacional de Mar del Plata y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).